viernes, 24 de junio de 2016

CONCEPTOS SOBRE EL COMPAÑERO ENERGÉTICO...

CONCEPTOS SOBRE EL COMPAÑERO ENERGÉTICO...





Hola compis,

Quería compartiros mi sentir, mi experiencia y todo lo que he aprendido directamente de mí, de mi Ser, de los diálogos que he tenido durante años con mi compañero energético y con mi propia energía multidimensional.

En primer lugar me gustaría remarcar que el término llama gemela fue designado para definir a un compañero o compañera cuya vibración es casi idéntica a la tuya o idéntica y que comparte misión y amor. Sin embargo, cada uno emplea dicho término según su experiencia y según lo que canaliza, siendo ya algo confuso y contaminado por diferentes corrientes de "pensamiento".

La llama gemela es lo que antes denominábamos alma gemela, pero por esas cosas de la nueva era, esa definición se transformó, como en un intento de mostrar lo sagrado que es la pareja cósmica única y verdadera encarnada, y dejando el tema almas gemelas en el lugar de lo que llamábamos almas afines. De ahí tanto desconcierto.

Por otro lado, las almas que vienen encarnado en la Tierra desde hace milenios, son almas que vibran en una octava determinada, mientras que las almas que provienen recientemente (en esta vida o en algún caso desde hace poco más de cien o doscientos años) de otras dimensiones, traen consigo otra vibración distinta de otra octava distinta, y existen muchos grupos diversos de almas con esas características.

Por supuesto, todas provienen de la Fuente Original y todas son Uno en lo más elevado de su estado, sin embargo, en las experiencias humanas, o no humanas en otras dimensiones, se sienten en separación en mayor o menor grado, de la Fuente creadora, dependiendo de su nivel consciencial.

Las llamas gemelas se han idealizado mucho con el tema romántico de pareja, se ha distorsionado su función y se han convertido en una obsesión y una moda que muchos quieren seguir, justo en un momento en el que los karmas de las almas milenarias de este planeta deben diluirse por completo. Estamos transformando nuestras relaciones, de ser mentales a ser álmicas, poniendo por delante las sensaciones de alma a las que la mente provoca, estamos aprendiendo a sentir desde el alma y poner las emociones y los pensamientos al sercicio del "Ser" que somos, por lo tanto, todas las relaciones que experimentemos las iremos sintiendo cada vez más en el corazón, porque estamos despertando a una nueva manera de sentir, desde otro nivel de consciencia.

Es por esta razón que hay muchas confusiones cuando hallamos a personas de vibración semejante, o personas con un karma común por sanar, o incluso personas que vienen con un programa ancestral que se entrelaza con el tuyo.

Antes de este cambio que estamos experimentando, las personas se unían en pareja por karmas y por programas de sus ancestros o de su vida presente, y se enamoraban para poder cumplir pactos kármicos o bien para conseguir una estabilidad emocional determinada, ya fuera provocada por asuntos pendientes de la carga ancestral, ya fuera por asuntos pendientes de la propia persona.
Las relaciones, en su gran mayoría, no eran de alma a alma, el amor no era de alma a alma, sino de compromisos generados a compromisos generados.

Es fácil confundir las obligaciones kármicas o ancestrales que te impulsan hacia una persona con fuerza con la energía de la pareja del alma, pero en realidad son muy diferentes, mucho más de lo que nos imaginamos. Una se siente totalmente obsesiva y compulsiva y nos daña, la otra es fuerte y potente, pero nos nutre, una se siente desde los chakras inferiores, la otra desde el corazón y los superiores.

La energía de tu compañero energético se siente siempre en el corazón, con fuerza, con mucho amor, un amor que no es humano, no es mental, y no está contaminado con nada.

También es cierto que las almas que han encarnado hace muy poco en este planeta y que vibran en otra octava, no vienen con carga kármica, pero sí con carga ancestral, y deben limpiar la plantilla humana en la que han encarnado para poder emanar su vibración, ya que su principal misión es ayudar a establecer la nueva vibración del planeta, ayudarlo a dar su salto cuántico con su impulso energético, con su resonancia, y vienen en parejas o en solitario, desde diversos estados conscienciales, para realizar dicho cometido. En cambio, las almas milenarias, tienen el cometido de realizar ese salto cuántico con el planeta, de despertar, sanar sus karmas, limpiar también su plantilla humana y elevar su nivel de consciencia lo suficiente para estar en consonancia con la nueva vibración que tiene que adquirir el planeta.
Unas, las extrangeras, vienen como podrían venir los bomberos a rescatar a cientos de personas atrapadas en un edificio, las otras son almas voluntarias que, una vez que han despertado, están ayudando, y las otras que no han despertado están siendo ayudadas por ambos grupos de almas, tanto las milenarias que están ya en misión de forma consciente, como las nuevas almas que han venido como apoyo.

También hay otro grupo de almas que olvidaba mencionar, son aquellas milenarias que alcanzaron ya un nivel de vibración elevado y dejaron de encarnar, pero que han vuelto a apoyar, al igual que las almas "extrangeras", estas también han venido con compañero o compañera.

Las que vinieron como apoyo pueden haber venido de diversas formas, dependiendo de su lugar de procedencia, por ejemplo, conozco algún caso que proviene de la consciencia de una estrella, y por tanto, jamás estuvo en forma humanoide, y es su primera vida humana. En uno de los casos vino a encarnar siete veces, en otro sólo una vez, una tiene seis compañeros de su misma vibración, pero no todos ellos tienen el potencial de ser su pareja, porque cada uno tiene una sub-función distinta, el otro que vino solo, no tiene compañero aquí, pero sí en otro lugar.

Si le ponemos a todo el nombre de llamas gemelas, es cuando no entendemos nada, porque unos tienen a varias almas vibrando muy parecido y otras tienen sólo una o ninguna, por proceder de otra dimensión. Hay muchos casos diferentes, cada historia es un mundo, cada persona lleva su propia historia.

Por eso, creo que cada uno debe exponer sus sensaciones, su verdad, sin miedo, porque cada uno puede pertenecer a un grupo distinto de almas, y todo forma parte de todo. Sí, algunos sentirán que tienen más de una llama, otros que solo una, otros ninguna, pero eso irá en función de quién seas tú como alma.

La cuestión es el amor incondicional, el apoyo a este proceso de transformación vibracional del planeta y la humanidad y el hacer posible el salto cuántico, limpiar nuestras plantillas humanas y comprendernos entre todos, cada uno está en puntos distintos también de su propio proceso y no podemos comparar los caminos, pues son muy distintos, aunque el destino sea el mismo.

Abrazos a todos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario