domingo, 16 de octubre de 2016

Dime que te molesta, y te dire que tienes que resolver

Dime que te molesta, y te dire que tienes que resolver






Basicamente los obstáculos y problemas en nuestra vida aparecen para ayudarnos a aprender valiosas lecciones que nos hacen a largo plazo mas fuertes y mas preparados. Todas esas situaciones que en este momento nos estan molestando o se han convertido en un problema no son más que una alarma sobre un tema que tenemos que resolver para poder pasar al siguiente nivel del juego de la vida en el que todos estamos.

La vida tiene un gran sentido del humor, nos ayuda a crecer y a evolucionar poniendonos por delante situaciones y experiencias para que aprendamos de ella, y al principio lo hace de forma sutil, suave, sin demasiadas complicaciones. Cuando somos capaces de darnos cuenta que atravesamos por una nueva etapa y que hay algo que tenemos que aprender de ella, el camino del aprendizaje puede ser tan jovial y tan divertido como dispuestos estemos a averiguar cual es la enseñanza de la situación en la que nos encontremos. El problema sin embargo, es que a la mayoría de nosotros nos cuesta entender que tras cada vivencia que tenemos, se oculta una pequeña (o gran lección) y no podemos pasar de curso hasta que no hayamos aprobado el examen.

Es basicamente como la alarma del despertador que cada vez suena mas fuerte hasta que te decides levantarte de la cama y apagarla. Al principio, podemos encontrarnos esos obstáculos, problemas o situaciones molestas que aunque nos estan diciendo a gritos que tenemos que enfrentarlos para poder dejarlos atrás, parece que no suenan lo bastante alto como para que no podamos ignorarlos. Es entonces cuando nos vemos immersos en una vida mediocre de pequeños problemas por todos lados, que pueden ser mas o menos llevaderos, pero que por no enfrentarlos y solucionarlos, se acumulan uno detrás de otro hasta que un buen día no podemos más.

Grandes lecciones ignoradas, grandes problemas que afrontar

Cuando lo que la vida nos presenta es una de esas grandes lecciones que debemos aprender mientras nosotros miramos para otro lado, el ruido de la alarma se hará cada vez mas insistente hasta que llegue a bloquearnos por completo. Es cuando nos encontramos en una situación en la que, o bien plantamos cara al obstaculo o problema que tenemos delante, o bien estaremos realmente fastidiados hasta que nos decidamos a hacerlo. Es como el examen final de curso, si no quisiste estudiar en los pequeños parciales y hacer los trabajos que te iban poniendo a lo largo de todo el año, ahora te toca plantarte delante del macro examen y no te mueves de ahí hasta que lo apruebes.

Sentimiento de “stand-by”

La analogía con los aparatos eléctricos es muy apropiada. ¿Cuantos de nosotros hemos tenido la sensación de estar muchas veces en stand-by? Estamos “encendidos”, pero no avanzamos. Estamos estancados y solo tiramos de rutina para superar el día a día, de manera que nuestra vida se convierte en un agobio, en la cual nada se mueve, porque nada se soluciona que permita a la vida darnos el pase al siguiente nivel de juego donde nuevas y excitantes aventuras nos esperan. Si en estos momentos te identificas con esta situación, parate un rato y analiza una a una todas las facetas de tu vida en las cuales pareces estar atascado.

Identifica que te bloquea

¿Buscas un cambio de trabajo y no llega? Mira a ver que esta pasando en tu puesto actual que no te deja avanzar. ¿Estas negandote a aprender algo nuevo que quizás sea lo que te hace falta para una posible nueva posición? ¿Estas perdiendote alguna lección con algun jefe/compañero que tengas que solucionar para poder dejarla atrás?

¿Tienes problemas familiares/de pareja/sociales? ¿Estas envuelto en situaciones repetitivas? ¿Te ves obligado a tratar con alguien que aparece una y otra vez en tu vida y te molesta? Fijate en lo que esa persona/situación pueda estar tratando de enseñarte con su comportamiento o reacciones, preguntate porque tienes que verte envuelto en ello, ¿que hay que aprender de aquí? Solo tu puedes encontrar la respuesta, pero hacer la pregunta ya es un paso de gigante hacía la misma.

Enfretandonos a nuestros miedos

La mayoría de veces estamos estancados porque nos da miedo avanzar, pasar al siguiente nivel y cambiar de curso. Nos da miedo remover esos obstaculos porque se han convertido en algo más o menos comodo y hemos aprendido a arrastrarlos con nosotros, sin embargo solo hay una forma de poder evolucionar como personas y mejorar, enfrentandonos a lo que nos molesta, a los problemas que tenemos. Huir o taparlos solo nos hace perder el tiempo, porque la vida no retirará sus lecciones para que estemos comodos.Y no querer verlo tiene mucho que ver con la cobardía interna que a todos nos acecha.

La vida quiere que estemos aún mejor de lo que estamos, y sabe que solo en el siguiente nivel de juego podremos conseguirlo. Así que las lecciones seguiran repitiendose, una y otra vez, cada vez con mas fuerza y cada vez con mas dificultad si cabe. Es hora de enfrentarnos a ellas, es hora de aprobar este examen porque lo que viene luego es de nuevo mucho mas placentero. Cada vez que te moleste algo, te encuentres en metido en un problema o te enfrentes a un obstaculo, no te des la vuelta, sino lanzate contra él. Dime que te molesta, y te dire que tienes que resolver :-).

Fuente: http://davidtopi.com/dime-que-te-molesta-y-te-dire-que-tienes-que-resolver/


No hay comentarios:

Publicar un comentario