viernes, 8 de enero de 2016

EL ENCUENTRO CON LA PROPIA SOMBRA Y LA AUTOESTIMA

EL ENCUENTRO CON LA PROPIA SOMBRA Y LA AUTOESTIMA



Prof. Dra. Rebeca Retamales Rojas. Universidad de Alcalá. Departamento de
Especialidades Médicas.
Ponencia presentada en la Conferencia internacional “El Arte de la Paz”.
Caracas 27 y 28 de Abril. Caracas 2007.



El encuentro con la sombra implica una confrontación con uno mismo en el más
amplio sentido de la palabra. Es decir, un encuentro con lo inconsciente, con aquella
parte de la personalidad de la cual no siempre nos damos cuenta, pero que ejerce un
efecto en nuestra vida que puede llegar a sorprendernos. En los sueños, en las imágenes
que surgen en la mente, en la creación, en la intuición, en la obra de arte, en las
experiencias que trascienden la realidad concreta, en los actos fallidos, en los lapsus de
memoria, en los síntomas neuróticos se está manifestando esa parte de la psique.

De acuerdo con la psicología de C.G. Jung la sombra, está constituida por el
conjunto de las frustraciones, experiencias vergonzosas, dolorosas, temores,
inseguridades, rencor, agresividad que se alojan en lo inconsciente del ser humano
formando un complejo, muchas veces, disociado de la consciencia. La sombra contiene
todo lo negativo de la personalidad que el yo, que es el centro rector de la parte
consciente, no está siempre en condiciones de asumir y que, por lo mismo, puede llegar
a frenar la manifestación de nuestra auténtica forma de ser y de sentir.

En términos generales la sombra corresponde a la parte oscura del alma de todo
ser humano Expresado de otro modo podemos decir que, en esa parcela de lo inconsciente se
reúnen todas las miserias humanas que atañen al individuo y a las colectividades;
experiencias, sentimientos, imágenes, símbolos que pueden ser personales y universales.

La maldad, el egoísmo, la envidia, el ansia de dominio, de poder, la avidez por el
dinero, los celos, la avaricia, la cursilería, holgazanería, presuntuosidad, indolencia,
negligencia, la manipulación, la cobardía y muchos de nuestros miedos son emociones y
sentimientos que no resulta fácil reconocer como componentes de nuestra personalidad.
Muchas veces nos damos cuenta de ellos cuando nos inducen a conflictos con los
demás, a manifestaciones agresivas inesperadas, a sentimientos de culpa, a muestras de
egoísmo y hasta depresión inexplicables y que, sobre todo, no encajan con la imagenque tenemos de nosotros mismos. Tampoco encajan con la imagen social que queremos dar.

Normalmente cuando el individuo no puede asumir esas características en sí
mismo, las atribuye a los demás, esto es las proyecta en los otros. Así podemos ver
reflejados nuestros propios defectos, o limitaciones, en las actitudes negativas que
adoptamos hacia los que nos rodean. Cuando los prejuicios y la crítica exacerbada nos
impiden relacionarnos, con los vecinos, con los colegas, con las otras razas, con los
extranjeros, con los otros países, está funcionando la sombra individual como una parte
no integrada de la psique. Pero también los grupos, las familias, las organizaciones y los
diferentes componentes de la estructura social tienen su propia sombra.

Esta gran carga de negatividad conlleva un inmenso potencial de energía
psicológica que puede llegar a invadir la consciencia produciendo unos efectos
lamentables para las relaciones humanas. La capacidad destructiva de la sombra es muy
poderosa y es responsabilidad individual luchar por su integración en la personalidad
total para conseguir transformar esa misma energía en creatividad. Cuando esto ocurre
se produce un crecimiento de la confianza en nuestras capacidades reales y la
aceptación de las limitaciones que todo ser humano tiene activándose el potencial de
desarrollo que hasta entonces no fluía. Entonces la creatividad se manifiesta en todos
los niveles de la vida, no sólo el arte.

Se ha dicho que la idea de la sombra de la teoría de Jung podría ser equivalente
al concepto de inconsciente de Freud, sin embargo, la concepción energética de la
psique de Jung implica la posibilidad de transformación de lo destructivo en
constructivo. De lo instintivo negativo en energía vital.

Para Jung existen dos tipos de inconsciente; el inconsciente personal y el
colectivo. El inconsciente personal contiene todas las experiencias, no conscientes, que
atañen a la vida y la historia personal del individuo. El inconsciente colectivo se refiere
a un conocimiento universal heredado que constituye un patrimonio de la humanidad
presente en la mente individual. También se le denomina mente arcaica y, últimamente,
mente filogenética. Allí se alojan experiencias, tendencias, conocimientos que atañen al
pasado de una familia, de los pueblos y de la raza humana.




Desde esta perspectiva, el concepto de inconsciente colectivo indica que el ser
humano posee un potencial de sabiduría que va mucho más allá de lo que habitualmente
usa y aplica.

Situándonos en esta concepción de lo inconsciente podemos comprender que
existe una sombra personal que corresponde a los aspectos negativos individuales y una
sombra colectiva que corresponde a todo lo negativo y destructivo de la especie
humana. Ambas formas de inconsciente se relacionan de modo que la sombra individual
puede conectar con contenidos inconscientes colectivos potenciando su destructividad.
Del mismo modo, lo inconsciente colectivo puede actuar sobre las mentes individuales
constelando fuerzas de gran capacidad devastadora. La tortura, el secuestro, el
terrorismo, el maltrato doméstico y tanto otros casos de crueldad pueden servir para
ejemplificar como funciona esta relación entre lo inconsciente personal y lo
inconsciente colectivo en cuanto a la figura de la sombra.

El torturador puede adoptar a lo hijos de sus victimas y criarlos con el mismo
amor y cuidado que a sus propios hijos. Su sombra personal ha sido activada y
constelada por la sombra colectiva de quienes propician la tortura en el grupo, en una
situación de guerra, de dictadura o similar. De ese modo, el individuo comete actos de
infinita crueldad sin que esto le produzca el menor conflicto moral, porque se encuentra
dominado por la sombra de la colectividad a la que pertenece. Su consciencia individual
ha sido anulada por lo que no es capaz de juzgar estos actos. Es decir, el yo no funciona
como tal por su identificación con la imagen arquetípica del torturador constelándose en
su psique todo el poder destructivo que este arquetipo implica.

En algunos casos, cuando se encuentran fuera de este influjo y recuperan la
consciencia individual perdida puede que lleguen a dirigir esa destructividad hacia sí
mismo.En el caso de la violencia doméstica se puede identificar un patrón de
inferioridad/ superioridad y necesidad de dominio, además de una historia familiar de
agresividad y malos tratos que activa el vinculo de la psique personal con la colectiva.
El maltratador compensa sus sentimientos de inferioridad y, temor al abandono,
tratando de dominar a su pareja. Cuando ésta no lo admite, o se rebela, necesita anularla
a través de la humillación o, el maltrato físico. El no sabe que está repitiendo los
patrones inconscientes que forman parte de la sombra familiar de ambos miembros de lapareja. La elección de la misma está siempre influenciada por factores inconscientes que
cuando constelan lo negativo de la sombra no pueden augurar un futuro saludable. En
la película de Iciar Bollain “Te doy mis ojos “ se describe muy bien ese patrón. Cuando
el maltratador se siente humillado e inferior, por circunstancias ajenas a la pareja, dirige
su agresividad hacia quien según cree, más ama.

El desarrollo de la consciencia individual, de la fuerza e integridad del yo, es lo
que protege al individuo de caer en manos del potencial aniquilador que procede de los
aspectos negativos en la mente colectiva. Pero además es necesaria la suficiente
flexibilidad a los influjos inconscientes para conseguir canalizarlos adecuadamente. De
hecho, el encuentro con la sombra es un importante momento en el proceso de
individuación que conlleva la liberación de energía invertida en lo inconsciente lo que
significa su transformación en vitalidad y creatividad.

Este encuentro requiere una buena dosis de valor y de motivación por el
conocimiento de uno mismo. Es decir, un alto grado de fortaleza y autoestima para
poder enfrentarse con aquellos aspectos que no son agradables y que, cuando menos,
son dolorosos. Aspecto que además no encajan con la imagen que socialmente nos gusta
dar cuestión muy importante en el mundo actual que da gran valor a la apariencia.
El narcisismo generalizado que caracteriza al hombre moderno dificulta
enormemente el encuentro con este lado oscuro y reprimido de la personalidad.

Dentro de esta concepción energética de la psique, la sombra disociada de la
consciencia puede invadirla inesperadamente llevando al sujeto a comportamientos de
violencia inusitada, ansiedad descontrolada u otros tipos de actuaciones no habituales.
De este modo se puede observar su transformación en el polo opuesto de su forma de
ser. Esto se ve en los ejemplos citados anteriormente.

La novela de Robert Louis Stevenson Dr. Jekil y Mr Hyde describe
magistralmente esta transformación. Dr. Jekyl es un científico honorable y bondadoso
que crea una sustancia mágica que separa todo lo negativo de lo positivo de su
personalidad dando origen a Mr. Hyde un personaje malvado que disfruta de la vida
cediendo a sus más bajos instintos.
También en el mito del hombre lobo se muestra esta dualidad. Lo mismo se
observa en El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde.

Cuando este sustrato de la mente, que denominamos la sombra, es integrado
adecuadamente ejerce un efecto transformador en el más positivo de los sentidos. Yo he
oído decir a muchos artistas que la práctica de su arte, sea éste la música, la pintura, la
danza, o cualquier otra, les ha permitido canalizar un potencial de agresividad que de
otro modo les habría llevado a un comportamiento antisocial.

Todas las escuelas humanistas valoran el potencial de autorrealización que posee
el ser humano, potencial que les permite la transformación de sí mismo y si lo miramos
desde la perspectiva de la salud; la curación. El concepto de individuación de Jung se
refiere a la capacidad del ser humano para llegar a ser quien realmente es mediante la
integración de la totalidad de la psique; consciencia, inconsciente personal e
inconsciente colectivo. El arquetipo de la totalidad que forma parte de lo inconsciente
colectivo es el organismo que rige este proceso.

Los arquetipos de lo inconsciente colectivo que, son patrones de
comportamiento innato, en íntima relación con lo instintivo, representan todas las
posibilidades de manifestación de la conducta humana. Son aprehensibles nada más que
en forma de símbolos por ser éste el lenguaje natural de lo inconsciente. Así, la figura
de un mandala, que es un símbolo universalmente reconocido de totalidad, es una de las
múltiples formas de manifestarse el arquetipo integrador de la personalidad
denominado, en la psicología analítica, el Si Mismo.

Un mandala es literalmente un círculo aunque su dibujo sea complejo y esté a
menudo en un recinto cuadrado.

Es una imagen del mundo, al mismo tiempo que la actualización de poderes
divinos. Podemos decir también que es una imagen psicagógica que sirve para conducir
a quien la contempla a la iluminación o, a una experiencia trascendente.

En términos psicológicos representa el arquetipo central de la personalidad que
favorece la integración de lo consciente y de lo inconsciente. Jung observó, en sus
pacientes, que cuando se activaba el proceso de individuación estos comenzaban
espontáneamente a dibujar figuras circulares, verdaderos mandalas. El lo interpretaba
como la activación de la capacidad de síntesis de la psique en respuesta a la necesidad
de reorganización cuando está funcionando el proceso de individuación. Este era el
modo más frecuente de representar la constelación del arquetipo del sí mismo
favoreciendo el proceso.

Pero son infinitas las manifestaciones simbólicas que representan la noción de
unión, integración, renovación, totalización. Por Ej. las figuras de Jesucristo, de Buda
como representaciones de un desarrollo espiritual superior reflejan la capacidad
totalizadora del Si mismo que conduce a la espiritualización de ser humano.
Hemos dicho que lo inconsciente se expresa en forma de metáforas, de
imágenes, simbólicamente y la forma más natural de acceder a él consiste en prestar
atención a las narraciones acerca de nosotros mismos que relatan nuestros sueños
nocturnos. Estos revelan historias, además de las que corresponden a nuestra biografía o
vida personal, en las que muchas veces encontramos motivos mitológicos, de leyendas
populares, de historias maravillosas, rituales ancestrales etc.

Pero, hay muchas otros métodos psicológicos de acceso a lo inconsciente que
ayudan a promover el desarrollo personal y a identificar los efectos en la psique de los
arquetipos de lo inconsciente colectivo. A través del dibujo, la pintura, la danza la
imaginación activa y la representación de situaciones arquetípicas con diversos medios.
Todos los métodos dirigidos a canalizar la búsqueda de espiritualidad del ser
humano son también validos, sin embargo, no podemos dejar de tener presente que en
este campo tambien existe un lado sombrío. Por ejes las proliferación de sectas y/o
falsas religiones.

El primer paso del encuentro con la sombra se origina en una necesidad de
cambio que surge de una crisis personal. En ese momento el individuo tiene vivencias
de estancamiento, depresión, falta de sentido de la existencia. Se siente frecuentemente
angustiado, aislado o incomprendido. Es el momento de enfrentarse consigo mismo. De
preguntarse que papel juegan sus actuaciones, y su forma de ser, en las dificultades que
está viviendo. Esta confrontación es difícil realizarla en soledad, se necesita la
comprensión o empatía con el otro. Un amigo, un profesional de la psicología, un grupo
pueden ayudar a crear el espacio psicológico adecuado para comenzar el proceso de
transformación.

Dentro de este espacio protegido es posible hacer el camino para conectar con
los sentimientos de malestar, de miedo, angustia, culpa etc. Estas condiciones son
necesarias para tomar contacto con vivencias tan poco agradables y establecer una vía
de comunicación con el lado oscuro de la psique.

En cuanto al simbolismo colectivo de la sombra la figura de Satán, o el demonio,
pueden ser consideradas símbolos típicos La mitología en general y la griega en
particular, más significativa en la mente occidental, nos ofrece una variedad de
arquetipos humanos relacionados con la familia, el poder, la sombra. Los dioses griegos
representan arquetipos tales como; el varón dominante, seductor, la lujuria, la esposa
celosa e iracunda, la venganza, la injusticia con los hijos, la traición etc. que son
aspectos de la sombra universal.

Otro símbolo de la sombra se puede observar en las figuras que representan las
relaciones, positivas o negativas, entre los hermanos. El arquetipo de la rivalidad entre
los hermanos está representado en diferentes mitos; Caín y Abel, Jacob y Esaú. En los
cuentos de hadas las peripecias de los hermanos, así como los animales que ayudan al
protagonista pueden representar aspectos positivos de la sombra. Todos conocemos el
cuento de Hansel y Gretel en el que dos hermanos se ayudan para afrontar la
adversidad.

Así como los pueblos se caracterizan por su propia idiosincrasia, su mente
colectiva tiene también aspectos reprimidos que constituyen la sombra de ese pueblo, o
país. En España se oye decir con frecuencia que la envidia es el mal nacional. Según
nuestra perspectiva podríamos decir que se trata de un aspecto de la sombra de España.
Esto se hace comprensible analizando un fenómeno culturalmente extendido como es la
tremenda atracción que tienen (según dicen audiencia) los llamados programas del
corazón y la prensa rosa, que ofrecen un fenómeno interesante para todos los
profesionales de las ciencias humanas.

Resulta curioso observar como se encumbra a personajes que no son
representativos de ningún valor humano digno de admiración, ni respeto. Por el
contrario, son individuos cuyas cualidades humanas y morales corresponden a lo más
zafio de la especie. Verdaderos esperpentos humanos cuyos rasgos de personalidad
apuntan a un claro perfil psicopático.

En un primer paso, son ascendidos a la popularidad para posteriormente ser
criticados, vapuleados, humillados públicamente con una fuerza y un odio que resulta
sorprendente. Según esta dinámica crean personajes tal como Dr. Jekyl creó a Mr. Hyde
para después proyectar en ellos la sombra individual que solo contiene envidia y
rencor. Seguro que los protagonistas de este fenómeno después que han volcado hacia
afuera toda la amargura que guardan en su sombra llegan a sus casas llenos de amor y
comprensión hacia su familia y amigos. Psicológicamente es una descarga momentánea
que jamás les llevará a la integración de este aspecto oscuro de la mente.
Por otra parte y dentro del mismo fenómeno, se observa una persecución a
determinados artistas de éxito que caen en desgracia, por alguna constelación
inconsciente que encaja las sombras, personal y colectiva, de ambas partes de la
relación. La dinámica dominio, envidia, destrucción está funcionando peligrosamente
en estos casos. Se hurga en sus miserias y fracasos con un afán de aniquilación que
realmente da miedo. Parecen verdaderos inquisidores, poseídos por el arquetipo,
desbordados por el racismo antisemita o la persecución de la bruja arquetípica. Todos
bajo el domino de la sombra colectiva del español cuya historia con respecto a estos
temas les avergüenza, culpabiliza y muchas veces tratan de negar.

Pero hay una manifestación propia y característica de la cultura hispana como es
la corrida de toros donde se representa simbólicamente la lucha del héroe con las
fuerzas de lo inconsciente. El torero es el héroe ancestral ejecutando una danza en torno
a la figura de una espiral que lucha con un animal de gran poder generativo como es el
toro. La contraposición entre luz y sombra se manifiesta claramente en este ritual
ancestral. El torero con el traje de luces simbolizando la lucidez y sabiduría del ser
humano en constante confrontación con lo más oscuro de sí mismo.

En el espacio circular, que es el ruedo, se asiste a una danza transformadora de
lo instintivo salvaje en un potencial creador que sobrepasa la realidad contingente. Los
participantes entran así en contacto con los arquetipos que se constelan en la
representación del mito, y la ejecución del ritual, que están en la base la corrida de
toros.La verdad es que escribir sobre este aspecto de la psique provoca, muchas veces,
escalofríos y uno se pregunta cómo hacer frente a ese enemigo escondido en la mente
individual y en la colectiva. La respuesta es la de siempre, el desarrollo personal, la
búsqueda individual, el auto conocimiento, el suficiente amor por uno mismo, la
compasión y el respeto por el propio dolor, por los fracasos que, finalmente, activará el
amor y la consideración por el prójimo, percibiéndolo como un miembro más de una
misma especie con la que se comparte el misterio de la vida.

En muchos casos observo que el perfeccionismo, que forma parte de la psique de
muchas personas luchadoras, no les permite aceptar sus errores, o fracasos,
manteniendo una crítica tan fuerte hacia ellos mismos como si la perfección fuera una
condición humana. Desde esta postura no se puede avanzar en este proceso porque se
requiere un grado mínimo de autoestima y aceptación de sí mismo para enfrentarse a la
sombra. Es preciso liberarse de esta presión para avanzar en el proceso de
individuación, que no deja otra opción que la confrontación con lo más oscuro y
doloroso dentro de uno mismo. Cuando podemos transitar en este terreno naturalmente,
sin demasiada amenaza, nos volvemos más tolerantes con el vecino, con el compañero,
con el subalterno, con el extranjero, con el pobre, con el rico, con el blanco, con el
negro.


No cabe duda que, el encuentro con la sombra es un trabajo individual,
enmarcado en una relación humana significativa, en este sentido la presencia del otro es
indispensable. Finalmente sus efectos se proyectarán en nuestro entorno más próximo,
pero también en el aparentemente más lejano, el colectivo. A partir del individuo
consciente de su sombra se puede concebir alguna esperanza hacia el futuro de la
humanidad. Para esto hay que tener presente que somos un microcosmos incluido en un
macrocosmos, de modo que todo lo que ocurre en el individuo no solo se proyecta en su
entorno mas cercano sino que también en lo colectivo a través de lo inconsciente. Si
curamos nuestras heridas, tambien estamos curando las de la humanidad.

Para erradicar el odio, la guerra, la destrucción debemos comenzar por asumir
nuestros propios odios y resentimientos esto implica despejar el camino hacia la
autenticidad. Hacia lo que realmente soy que, en última instancia, es una búsqueda
espiritual, una búsqueda de la trascendencia del ser humano.

El conocido proverbio “siembra odios y cosecha tempestades” dice mucho sobre
la propagación de la oscuridad de la sombra en el entorno.
Lo que de ningún modo puede ocurrir es la huída de la sombra individual
disociándola y creyendo que aquella imagen social que se muestra públicamente es
nuestra auténtica forma de ser. Como todos los seres humanos somos sublimes y
patéticos, hay que asumirlo.


A partir del sentimiento de humildad que surge cuando nos sentimos una
pequeña parte del universo, teniendo presente la relación psique individual y psique
colectiva, se puede vislumbrar un sendero que conduzca alguna vez a la paz.
Jung dice “la sombra solo es peligrosa cuando no le prestamos debida atención”.

BIBLIOGRAFIA
Ellenberger Henri F.: El descubrimiento del inconsciente. Ed. Gredos. Madrid, 1976.
Jung C. G.: Recuerdos sueños y pensamientos. Seix Barral. Biblioteca Breve. 1986
Jung C. G.: El hombre y sus símbolos. Paidos. Buenos Aires 1995.
Sharp Daryl: Lexicon Junguiano. Cuatro Vientos. Santiago de Chile 1994.
Vázquez A: Freud y Jung: exploradores del inconsciente. Ediciones Pedagógicas, Madrid,
2001.
Zweig C. y Abrams J.: ENCUENTRO CON LA SOMBRA El poder del lado oscuro de la
naturaleza humana. Editorial Kairós, 2005

Publicado por Esperanza Vela en 14:46


1 comentario: